Inti Raymi 2009 – 2010 en el Shinkal – Parte 2

Parte 2

¿Te acordás de la discusión entre Londrinos y Belichos?
¡Cómo olvidarme!!! Queriendo que las cosas bajen de decibeles se nos ocurrió hacer girar la palabra, y mirá como estaría todo que devino en esta declaración de principios que una mujer, una cantante de Belén, resumió de la siguiente manera: “los 16 kilómetros entre Belén y Londres son en verdad 16 años luz de distancia!”. Uno de mis ahijados, David tuvo que dar por terminada la cuestión que iba subiendo cada vez más de tono.
Pero finalmente llegó la mañana!
Si, es verdad, pero para mí era un nuevo año sin ver salir al Tata Inty, era el tercer año consecutivo, era una señal, todo debía cambiar, era el momento. Yo bajé de la pirámide con muchos sentimientos encontrados, sabía en mi interior que debía dar un paso al costado, sabía que desde ese momento tenía un ciclo, un año para afrontar grandes cambios, de poner orden en muchas cosas, en lo personal y en lo grupal, y también sabía que no iba ser fácil que me entendieran.
¿Cómo viviste este año?
Cómo lo sobreviví querrás decir! Fue uno de los años más fuerte de mi vida, en lo bueno y en lo otro, igual que esa noche, casi te diría que viví 365 días de esa noche!!! Y aunque te cueste creerlo no exagero ni un ápice. Sabía que para muchos de los que estuvieron esa noche venían cambios importantes, tanto que podían cambiar una vida, o la dirección de una vida, para bien o para mal.

Y ni siquiera se los podía decir, no había manera. Los días posteriores fueron de mucho dolor y cansancio, apareció el tema de la minera la alumbrera, porque en el póster del Kuntur estaba el logo de la minera. Me llegaron los comentarios de algunas de las personas del lugar, lugareños al fin, que despotricaban contra mi persona, contra el “Chamán trucho” que venía a hacer negocios con el lugar, auspiciados por la minera y la municipalidad, que cobraba para estar en la ceremonia y que se yo, entre tantas otras cosas. Lo peor es que era gente que venía a la ceremonia o nos encontrábamos y te saludaban y te abrazaban, pero que nunca tuvieron la entereza de venir y decirme las cosas de frente, como mínimo a preguntar. Por otro lado son gente que -al igual que nosotros- llegó al lugar con buenas intenciones. Es una verdadera lástima, si vieran que son más las coincidencias que las discrepancias…
Ladran sancho señal que caminamos, verdad?
Bueno, no se puede tener a todo el mundo a favor! Pero igual son cosas que duelen después de tanto sacrificio, la gente no sabe todo lo que nos cuesta hacer estas cosas a cada uno de los que llevamos adelante la festividad. Por eso no quería escribir, porque tenía que hacer mi duelo, no quería ensuciar todo lo hermoso que el lugar me dio con alguna de estas otras cosas. Hoy lo veo diferente, me animo a hablarlas porque son así, son parte de los acontecimientos.

Me dijeron que después te desquitaste con la fiesta del pueblo!!
Por supuesto!! Si hasta me retaron por pedir tantas veces asado, con el mote no hubo problemas! Y eso que ese año no fuimos a la carpa oficial a almorzar! En esos días no tuve prácticamente descanso, arrancábamos tempranito y llegábamos a la noche yendo de acá para allá, pero siempre hay algo que equilibra la balanza…

¿Qué fue lo que equilibró la tuya?
En primer lugar, nuestra familia del Shinkal, Rosita, Manuel, La Dalia, el Hernán y el Víctor que nos llenan de AMOR, las choquitas y José Ignacio, el Cimarrón, Don Rufino, Carlos y Gustavo, la comida en la peña “el Arbol”, con un algarrobo que me animo a decir mucho más que varias veces centenario!!! La gente que está a mi lado en las buenas y en las malas, Pablito Karlinsky, mi testigo, su pareja la Gigi,  mis ahijados con a favores y en contra, que nunca faltan, el UMA!!! Un hermanaso, igual que el Kapak Sinchi, Damian, Marieta y Pacha Sara, Mariana y Omar que de tanto luchar al lado mío a veces los confundo conmigo mismo, un chico que fue a pasar unas proyecciones en el lugar, me encanto su energía, el agua de la acequia del río Quimivil, la música, los bailes, la comida y los brindis eternos! Mi Wawque Marce y la Neni, que aunque no estuvieron físicamente, sin ellos no podríamos haber llegado hasta donde llegamos, y tantos otros que seguro me olvido, no sé por qué me viene a la memoria un griego-neoyorquino pizzero, el Pit, que no era Brad, claro esta! No sé tantas cosas… pero hay una maravillosa, Carlos y Gustavo se ofrecieron a llegar a un lugar a donde siempre había querido ir y nunca pude, el origen de todo esto para mi, Kondor Wasi!

¿Llegaron hasta allá?
Sí, que loco no?, llegaba al principio y al final de una etapa de mi vida, ahí, en esas alturas comprendí muchas cosas, esos lugares me hablaron y mucho, vi muchas cosas, si hasta el Cóndor nos vino a visitar!!! Fue una de las cosas mas lindas de mi vida, lo llevo en el corazón.

¿Y qué te dijo el lugar?
Eso me lo reservo para más adelante, estoy escribiendo sobre eso.

¿Es cierto que estas trabajando en unos libros, en unos escritos en los cuales decis muchas cosas que no dijiste hasta ahora?
No era el tiempo, ahora es diferente. Sí, es verdad, tengo tres proyectos, uno sobre el Shinkal, otro sobre la figura del Otorongo, que para mi y muchos otros es todo un tema, estoy muy sorprendido enterándome que muchas de estas ideas están llegando a muchas partes, me llegaron noticias de unos antropólogos de España que están teniendo en cuenta algunas de estas ideas…

¿Y “El despertar de las Mamaicunas”?, hay algunas personas de tu entorno que leyeron los borradores y cuentan que están fascinados…
En serio? Bueno, es una buena noticia, a mi no me dijeron nada… mentira, ya hace bastante que estoy trabajando en esta idea…

¿Es cierto que ahí volcás mucho de lo que aprendiste en todos estos años?
En parte… si… pero si lo hiciera exactamente como fue sería aburrido, así que le di un giro, creo que esta quedando lindo…

¿Hablás sobre la RUEDA MEDICINAL y la importancia de las Plantas Maestro, las Mamaicunas?
Veo que te estuviste informando! Si , es cierto, hay ciertos conocimientos que recién ahora me están permitidos trabajar o hacer mención de ellos.

¿Hablás sobre tus Maestros y Maestras?
A mi manera, con mucho respeto, y con todo mi AMOR, aunque a decir verdad mis Maestras más importantes fueron y seguirán siendo las mismas Mamaicunas, y todo lo que ellas encierran. En ellas permanecen vivas las voces de muchas generaciones de hombres y mujeres que vivieron y murieron por mantener vivo este conocimiento.

Te animas a hablar del 2010?
Por supuesto, pero por favor dame un descanso, cenemos, y déjame salir a mirar un poco el cielo estrellado, tomar un poco de aire, cantar un poco, te quedan cigarrillos? Yo ya casi ni compro!

Para fumar ajenos seguro!
Obvio!!!

Fue una cena cálida y amena, entre dibujos pinturas, cuadernos con imágenes y anotaciones, libros, instrumentos musicales  y un sin fín de cosas que en la casa de Juan parecen ocupar cada una un lugar exacto, aunque a ojos poco preparados pueda parecer un caos. Hablamos de muchas cosas que lamentablemente no aparecerán en la entrevista, algunas me causaron gran sorpresa.
Lo conozco desde siempre y algo está distinto en él, su tono, sus silencios, que son muy novedosos, el brillo de sus ojos, su postura.
Salimos a la noche entre sus árboles a fumar un cigarrillo, le pregunte si quería continuar, se quedo acariciando su perro un rato, giro su cabeza, y con una sonrisa me dijo que si.


Contame cómo fue este tránsito del ciclo entre el 21 de junio del 2009 al 21 de junio del 2010.
Supongo que algo así como muerte y renacimiento. Muchas cosas cambiaron, muchas quedaron definitivamente atrás, y otras están por venir. Pero sobre todo fue un ciclo de mucha reflexión y trabajo. Por otra parte ya estoy prácticamente en los 50, una edad interesante, sobre todo para alguien como yo, es una edad donde declaramos nuevamente nuestros principios. Quizá tenga que ver con la madurez, es también la edad donde se nos permiten otras cosas y nos permitimos también. Es el Kairos de una vida, la cima de la ola, y a mi que me gusta surfear!!!… me pasaron cosas maravillosas, aprendí mucho, aprendí cosas que no sabía que existían, o que al menos yo no había prestado mucha atención. Sobre todo un estado interior profundo de AMOR INCONDICIONAL, RECONOCIMIENTO y RESPETO… y mira que loco!, en el medio de eso siempre esta uno, si uno no se AMA y no se respeta, sus cosas, sus tiempos, sus ganas, la cosa no funciona. Yo trabajo incansablemente desde hace unos 25 años como  Psicólogo, nunca paré. Recién en este ciclo me di cuenta por ejemplo que… necesitaba vacaciones! Me di el lujo de estar cansado, de mimarme un poco, de darme bola, y todavía me falta un montonazo. El cuerpo también se sintió afectado, fueron muchos años de consultorio, escuchando y tratando de dar una mano en los problemas de la gente, con su dolor, sus desesperaciones, sus despertares, las ceremonias, las Mamaicunas, los Temazcales, los viajes…

¿Te agarró el viejazo?
Capaz! Pero no… alguien me dijo una vez que viejo se es de joven cuando no podés hacer lo que realmente querés, y que poco a poco nos vamos volviendo jóvenes, ya que solo cuentan nuestras decisiones… Yo creo que es así, aunque al cuerpo le cuesta acompañar… estoy más grande, de eso no hay duda, y sé que éste es el tiempo, un tiempo maravilloso, donde hay cosas que terminan y cosas que comienzan, yo hace rato elegí trabajar para las cosas que comienzan.
En el fondo se trata de otra cosa, de un cambio, de dedicarme a cosas que ahora puedo y tienen sentido, y antes no podía, por la edad y porque no tenia ni mi permiso, ni el de otros.

¿Quiénes son esos otros a los que siempre haces referencia?
Creo que algo de esto te conteste antes… mis Maestros y Maestras, que son muchos, y al mismo tiempo muy pocos, lamentablemente algunos ya no están físicamente entre nosotros, pero aún así seguimos trabajando con ellos.

Cada vez que los mencionas veo mucha emoción en tus ojos… Durante la cena me hablabas de la reflexión y lo que aprendiste de el 2009, ¿querés hablar de eso?
Claro, por qué no?
Mirá, en verdad reflexioné sobre el hecho de lo que es y lo que no, sobre lo que corresponde y lo que no corresponde, y sobre todo de ver las cosas dentro de una perspectiva mayor.
Lo cierto es que cada día es más evidente que son muchas las personas que se acercan desde las grandes ciudades en busca de este regreso a las raíces. Es un despertar originario global, pasa en todas partes del mundo y tiene que ver con estos tiempos que te menciono, es parte de algunas profecías de diferentes pueblos inclusive… Una anciana me dijo hace tiempo que originario somos todos, que no por tener sangre o ancestros nos hace más o menos indios, más o menos originarios, que el mensaje y el conocimiento no puede ser tan tonto como para elegir colores de piel o de ojos, el conocimiento sencillamente brota, aquí, allá, y sus interlocutores son sencillamente eso, interlocutores. El conocimiento no se puede poseer, no es de nadie y al mismo tiempo nos pertenece a todos.
Antes tenía otras ideas, creía que uno de alguna manera estaba llevando algo de regreso a su lugar de origen, que estábamos devolviendo algo, si bien algo de eso sigue en pie, hoy siento que llevamos estas cosas viejas y nuevas a la vez para todos aquellos que están dispuestos a encontrarse con ellas, y siento que es profundamente válido, que es parte del trabajo.

¿Querés decir que no siempre esto es bien recibido por los lugareños, o que no le dan la importancia que para vos tiene?
En verdad no importa la importancia que tenga para mí, lo importante es la importancia que tiene para todos. Estamos llevando algo y hay personas que lo reciben, y eso es lo magnífico, lo sublime de la cuestión. Ya no importa de dónde sean, ese fue un aprendizaje poderoso para mí.

¿Y esto pasa en otros lados para vos?
Fíjate si no Machu Picchu. No creo que sean precisamente Peruanos la mayoría de los que visitan el lugar, se trata de un lugar de peregrinaje UNIVERSAL, desde hace tiempo muchos buscadores de lo espiritual están llegando a Amérika porque sienten ese llamado, sienten el cambio, sienten algo que no pueden describir.

¿Qué más aprendiste?
Que el futuro esta en sus manos, en las manos y los úteros de las mujeres, y que los varones tenemos que estar muy preparados para este cambio increíble!

¡Que responsabilidad!
Ya lo creo, y esta pasando aunque muchos todavía no terminan de darse cuenta.
Aprendí durante este tiempo que debía dar un paso al costado.
Y… soy varón, me cuesta. Es una lucha interna por el territorio, por cómo se hacen y deben hacerse las cosas, los varones nos adueñamos de casi todo.

¡Es la primera ves que escucho esto de un varón!.
Me alegro, la verdadera masculinidad todavía la tenemos que descubrir, la tenemos que trabajar, porque somos animales de costumbre, con programas altamente efectivos a través del tiempo en nuestras mentes de cómo deben ser las cosas.
Imagínate, todo un duelo, es como una adicción, pero desde el año pasado sabía sin lugar a dudas que si quería que el Sol saliese todo debía pasar a manos femeninas, ya estaba…lo había aceptados ya lo había pasado, fue difícil, pero fue hermoso!

¿Y en quién cayó la responsabilidad, en Mariana?
Así debía ser, ella fue la que más se conectó con el lugar desde un primer momento, sus experiencias allí no tienen comparación con las de ningún otro que conozca, fue su aprendizaje y este año también fue revelador para ella, aunque no me corresponde a mi hablar sobre ello.

Yo lo viví de una manera hermosa, me pareció una ceremonia vital.
Por otro lado era la séptima, era el fin de un ciclo, recorrimos el sur, el oeste, el norte, el este, arriba, el centro y abajo, la esfera completa, de alguna manera parte de mi trabajo con el lugar estaba cumplido…

Recorriendo el lugar una tarde me crucé con una señora de Bs As, que me dijo algo interesante y que posiblemente no sabés, me dijo que para ella vos eras el “guardián” del lugar, que lo habías cuidado y limpiado durante todos estos años, y que ahora, a partir de este año estaba listo para la llegada del resto de la gente…
¿Querés que opine sobre eso? Que puedo decirte… que sencillamente hice mi trabajo, como tantos otros antes que yo y tantos otros después de mi tendrán que hacer, creo que lo hice bien, pero en verdad no creo que sea el único, seguramente hay más personas… sin ir mas lejos todo Otorongo Wasi trabaja para esto, cada persona que viene desde lejos, trabaja para esto.

¿Había que limpiar el lugar?
Sí. No te olvides que tiene una historia compleja, fue el epicentro de las rebeliones calchaquíes, de Calchaquí y Chalimín, hasta la de Bohorquez, hubo mucha lucha, mucha sangre que fue derramada.
Ahora le toca el turno a una nueva revolución, un nuevo alzamiento, y esperamos que a diferencia de los otros, este tenga éxito donde los otros no lo tuvieron, la revolución de una nueva consciencia.

Muchas de las personas con las que estuve empiezan a sentir esto
De hecho, desde hace un año quizá un poco más el turismo del lugar cambió radicalmente, antes eran los que pasaban por el lugar y preguntaban qué hay para ver por acá y venían al sitio, sacaban un par de fotos, estaban 15 minutos y se iban casi decepcionados. Alguno que otro se quedaba a tomar un mate o a hablar con la gente del lugar. Hoy es diferente, la gente viene y se queda, pasa la tarde o el día. Sube a los centros ceremoniales, se queda en silencio, hay quienes meditan y se conectan con el lugar, muchos escuchan las viejas voces que les hablan en primera persona, se comunican con el viento , con la tierra, con la esencia, el espíritu del lugar, que para mi es muy poderoso.

Es verdad… y en parte fue gracias a todo este trabajo que realizaron ustedes.
Yo me siento profundamente honrado de poder ser un granito de arena en la historia infinita del lugar.

¿Qué me podes decir sobre lo que pasó con el chico tucumano un mes después del Inty del 2009?
Mucho y nada, lo que escuche, lo que leí, que es de común conocimiento. Pero en el fondo la sensación personal es un poco más complicada, se trata de esos equilibrios que te decía antes. Esto también influyó mucho en mí a mi regreso del 2009. Era como un aviso: “ojo, que esto también pasa!”. Fue un hecho desgraciado donde perdió la vida un joven en situaciones muy poco claras, pero la forma… eso es otra cosa, hasta llego mis oídos que hubo quienes pensaron en nosotros y en un ritual de sacrificio a la Pacha Mama… así de terrible fue.

¿Cómo viviste el 2010?
Completamente diferente, en verdad querés saber? Yo me fui de vacaciones! Asistí en todo, pero fui encima con un montón de aprioris, sobre cosas que me contó gente que estuvo meses antes, hasta creí que lo íbamos a tener que hacer en el camping o afuera del sitio!!! Así fue como llegué. Finalmente no pasaba nada de lo que me habían contado. Es más, estaba todo mejor que otras veces, si hasta la municipalidad nos estaba buscando y hasta nos incluyeron en el programa de actividades de las festividades del pueblo! Era increíble, esta vez íbamos sin ganas de hacernos problemas: que fuese el que tenía que ir, ya sean 2, 10, 100, nos daba lo mismo. Nosotros sabíamos lo que teníamos que hacer, definitivamente no teníamos planeado hacer propaganda, ni afiches. Todo lo contrario al año anterior. Estábamos completamente por nuestra cuenta, esta vez queríamos un Inty Raymi para nosotros!

Sin embargo fue casi la misma cantidad de gente que el año anterior…
Sí!… y me encantó. La presencia de todos los que llegamos por primera vez al lugar fue muy  pero muy importante. Estuvimos todos, así si se podía cerrar el ciclo. Yo incluso hasta ni avise a muchos que iba. Todo se dio como debía darse, fue hermoso. Mariana se lo tomó con mucha tranquilidad. Yo, como buen varón, me agarraba la desesperación porque pasaban los días y no teníamos ni idea de cómo iba a ser, pero cada cosa encajó en su lugar correcto.

Incluso la ceremonia se realizó en el lugar de siempre que extrañamos el año pasado…
Ni siquiera tuvimos problemas con eso, los que querían quedarse en el primer fogón, a cantar y beber, lo hicieron sin molestar casi a los demás que de a poco nos fuimos retirando hacia el interior, donde estaba una parte más íntima y fue el grupo con el que llegamos hasta la mañana.

A mi me encantó cómo las mujeres llevamos adelante la noche, con las canciones, por ejemplo, Maruja…
Maruja!! Se vino de Jujuy, no podía faltar, y cómo canto, verdad?

Fue muy mágico todo… y llegó la mañana!
Si llegó la mañana!!! Un frío impresionante, pero a esa hora siempre está la alegría enorme del sacrificio con sentido y compartido, no sé si te acordás pero estuvo toda la noche despejado, y justo 15 minutos antes de emprender la subida a “la pirámide” se levantó la niebla de los cerros y se transformó en una gran nube… Para mi era de nuevo una lucha entre esas fuerzas que se manifiestan como anuncios y a las que uno ya está acostumbrado a estas alturas. Yo decía adentro mío mientras hacía sonar la sonaja: “esta vez no, esta vez vamos a lograrlo, todos lo necesitamos…“. En el fondo yo soñé mucho con esa salida de Sol. La necesitaba, necesitaba que me diera el OK, que afirmara que estábamos en el buen camino.

Me pasó algo raro, no recuerdo haberte visto en la cima de la pirámide cuando salió el Tata Inty…
Es verdad… mirá cómo son las cosas, cuando estábamos a punto de corpachar, nos dimos cuenta que las cosas para la ofrenda no estaban… y alguien tenía que ir a buscarlas…

¿Por qué vos?
Sencillamente porque tenía que ser así… yo tenía que dar un paso al costado, me fui caminando sabiendo que no iba a llegar, triste… alegre… enojado… ¿por qué a mí? Y me respondía que ese era el momento donde uno suelta ciertas cosas, donde se entrega, ya no se aferra, pero cómo cuesta! Encima cuando llego a donde supuestamente estaban las cosas no las encontraba por ningún lado, y apareció M.M., que me había quebrado la cabeza toda la noche, y también tenía que ser así, justo él -machadaso y todo- apareció con una bolsa con TODO lo que hacía falta, lo había traído para ofrendar a la Pacha…se me cayeron las lágrimas… de su mano venía un mensaje enorme para mi… Salí al paso, y ya llegando a la Kallanka, lo vi salir y a todos ustedes arriba, fue emocionante, mágico, revelador. Nunca lo había visto desde abajo, entonces supe.

¿Qué supiste?
Cosas… como son muchas cosas, al ratito ya venía Mariana bajando corriendo para contarme a los gritos, LO SACAMOS, LO SACAMOS, y yo tenía una mezcla de cosas, me agarro mucho enojo, YO, YO, YO, que mierda tanto Yo. Pero por otro lado, en otra parte de mí todo estaba claro, eran los últimos estertores del Yo Masculino que se despedían como tenía que ser, haciendo su viejo show!

Qué fuerte lo que me contás, podrías no decirlo, sabes que lo voy a escribir, verdad?
Claro!, ya no tengo nada para guardar demasiado, quizá algunas cosas, pero otras espero que le sirvan a alguien más. Ese es el camino que encontré, la ENTREGA…

Bueno, hicimos la corpachada y justo cuando levantamos la piedra que cerraba el agujero para mi salió como un vapor, algo… Y en ese instante se agarraron los dos perros que nos habían acompañado, otra señal, no hay que olvidarse de que esa otra fuerza está presente y hay que recordarla. Yo le llamo el “chiqui”, el quilombero, pero fue mas ruido que otra cosa, José Ignacio que es un perro enorme podría haber despachado al Cimarrón que es un galgo, pero no lo hizo, solo le agujereo una patita. Mariana se fue con cimarrón y yo me quedé con ustedes a terminar la corpachada. Estaba exausto!!

¡No se notó! pero para todos los que estuvimos, sin saber todas estas cosas, sentíamos que era un momento especial, que no era igual a los demás…
Cuando volví la encontré a Mariana sentada con Cimarrón, triste, porque sentía que había hecho algo mal, yo no había podido estar junto a ella, me fui a acostar y de pronto fue como si una nube se hubiese disipado, y no va a haber tiempo para terminar de agradecerle. Lo que hizo, lo hiso por todos: llevó adelante la ceremonia de fin de ciclo y entre todos sacamos al Tata Inti, brillante hermoso. Y se me pasó, me inundo la felicidad, y gracias a todo esto, se lo pude transmitir y lo entendió, después tuve revancha, en las mañanas siguientes vi salir al Inti como diez veces!!!

Ahí  empezaron tus vacaciones, verdad?
Si señora, unas largas y merecidas vacaciones. Por mi me quedaba más tiempo, pero fue casi un mes.

Me contaron que descubriste muchas cosas nuevas…
Poder estar en el lugar, durante todo ese tiempo, es algo privilegiado. Después de todos estos años lo necesitaba. Es que el lugar también necesita tiempo para hablarte, para contarte sus cosas. Necesita mañanas, siestas, noches, soledades, caminatas. Solía arrancar bien temprano a la salida del Sol, sin tiempo, sin apuro de ningún tipo y mi mente y mi espíritu completamente disponible para el lugar, eso te ayuda a observar, observar cosas que antes no había observado…