Inty Raymy 2008

Ancha sumaj AmaykonKaychu

Salida

IntiNos antecede un viernes 13, noche de brujas y Salamancas… el sábado 14 salimos hacia nuestro destino… El Camino… el camino que nos lleva, que nos llama, que nos da sentido… yo no estoy bien… el país no esta bien… el mundo no esta bien-

Nada parece estar bien, las cosas han estado muy, muy complicadas últimamente.

“en cada fin de ciclo Juan, las cosas se arremolinan” me dijo una amiga.

Pero esta vez todo parece más complicado.

a punto de salir

A punto de salir

Por eso avanzamos… con buen ánimo avanzamos… con paciencia avanzamos… pero sobre todo porque sabemos sin lugar a dudas como esta todo… con Alegría avanzamos!

El camino se ve turbio, seguro que por las fogatas y quemazones deliberadas por esos a quienes les encanta tomarse unos vinos a la luz de las llamas en las noches de invierno…

Es solo un anuncio, recién salimos de capital.

Un piquete, el primero, reflexionamos:

Que significa esta palabra… PIQUETE… y que encierra?

Los choferes comenten un pequeño pero considerable error, se les ocurre preguntarle al pasaje que quieren hacer dadas las circunstancias, lo mas seguro según ellos es volver a Retiro, ya que detrás nuestro se declaro un paro de UTA y no salió ningún micro más, y hay serias posibilidadesCara de que no podamos seguir avanzando… 5 voces gritan al unísono “Avanzamos”, hasta donde se pueda. El resto del pasaje asiente con su silencio, parecen necesitar la confirmación y las 5 voces lo repiten  para que no queden dudas… “Avanzamos”.

Quien en su sano juicio elegiría seguir? Pregunta un chofer… NOSOTROS.

–==ooo==–

… confío en la fuerza que me atrae y me protege…

… confío en la Arkana que viaja delante de mi porque me da fuerza y ánimo…

… confío en el fuego que mi intención dispara…

… simplemente voy tras ella, voy a buscarla voy a juntarme con ella…

–==ooo==–

Un piquete tras otro ceden a nuestro paso vencidos por una fuerza desconocida para los que nos miran detrás de las ventanillas, soríen con sus copas en alto, con sus vasitos de plástico chorreándoles mientras hacen extravagantes muecas que quedan como grabados de Goya iluminados por el fuego…

De que se trata realmente todo esto?

PACHAKUTI

en viaje

En viaje

1.. 2.. Armstrong.. 3.. 4.. la boca del infierno.. 5.. 6.. algún lugar al norte de Santa Fe.. 7.. 8.. 9 y seguimos avanzando, la escena parece repetirse hasta el cansancio… las mimas caras, las mismas banderas.

El brillo en la noche los anticipa… alguien menciona que se parece a una película de Mad Max… es cierto.

Siento miedo, mucho miedo, como si un futuro aciago de película barata se cerniera sobre mi.

Notas brujas 1

  • El nuestro fue el último micro que salió de la terminal de Retiro ese día.
  • Partió con una hora y media de atraso
  • Avisaron del paro de la UTA a una hora de haber partido.

Ya no nos importa cuanto falta, solo nos importa avanzar a como de lugar, caminos de tierra, la oscuridad de la noche, cuantas almas afectadas, y todo esto por que, es posible, se puede realmente hacer esto..SI!

BELL VILLE, final del camino, camioneros por un lado, gente del campo por la otra, barricadas, UNA GUERRA, si HAY UNA GUERRA y no nos damos cuenta, las bajas deben ser enormes, miles de fantasmas deambulan por las rutas… desabastecimiento, góndolas vacías, la gente se mira para comprar las últimas aguas de la heladera, casí no hay nada para comer, en el televisor del parador los Manseros Santiagueños nos regalan una canción, con Marcelo nos decimos que son uno de los grupos de folklore más importantes pero pocos mencionados, caen varios micros más, caídos de algún TEMPUS FUGIT… de algún continum espacio tiempo alternativo, se que solo les queda una oportunidad, unirse en la desgracia y pensar en conjunto, los miro de lejos como queriendo transmitirles esa posibilidad.

en camino

MEMENTO MORI… son fantasmas… los choferes nos miran con mala cara, uno de ellos nos dice para que todos escuchen.. “si nos hubiésemos vuelto a Bs As esto no estaría pasando, ahora vamos a tener que quedarnos acá tres días como mínimo, hasta que se bajen del paro el día miércoles… yo les dije… “, 5 voces repiten lo mismo… “Avanzamos”.

Dormiremos en el micro, según Omar hay dos posibilidades, una es amanecer en la misma situación; otra es despertarnos con buenas noticias.

Yo empiezo a trabajar el pensamiento lateral, siempre debe haber una salida, un plan B, C, D o lo que fuera, solo que hay que estar seguro, sin dudas… hay personas que alquilan autos y pagan ingentes sumas, otros piensan en aviones, otros en vaya uno a saber qué, así es cuando las cosas se ponen feas, la gente se desespera, hace cosas inesperadas, nosotros solo hacemos gala de la paciencia.

TSUNAMI

Esa noche sueño con un lugar hermoso, alto, muy alto, es gente sencilla, me recibe, recibe a mi grupo de gente, me hablan, ayudo con las tareas, luego voy a un mirador en lo más alto, veo algo oscuro en el horizonte que se junta con las nubes oscuras del cielo, se va juntando hasta que en una fina línea naranja desaparece la luz del sol… ahora sé lo que es… una ola gris petróleo gigantesca, más de todas las que he soñado anteriormente y viene hacia mi… lenta pero implacáble, las ancianas del lugar gritan tsunami!!, corren pero tranquilas como si supieran exactamente que deben hacer, veo el agua que empieza a correr de algún lado por diferentes caminos, yo estoy allí con ellos, hay fortificaciones y murallas… el tsunami sigue avanzando… por alguna extraña razón estoy tranquilo.

Despertamos con el micro en movimiento… María Eugenia me cuenta que soñó con un… Tsunami

El Camino

Sin duda los choferes no habían querido quedarse en el lugar más de lo debido… emprendieron en conjunto la estrategia de tomar los caminos de tierra apenas alumbrara el Tata Inty… y así salieron en fila uno tras otro, 5, así llegamos a Córdoba.

La terminal estaba desierta, sin embargo continuamos rumbo a los galpones de la empresa, donde le pegaron una lavada de cara y de filtros a nuestro vehículo.

Seguimos, simplemente seguimos…

No quería perdérmelo, quería estar en el primer asiento, mirando las salinas a un costado, el camino se veía como una increíble recta, y allí supe qué era… algo delante de mi me jalaba.

Hice un movimiento con mis manos, como si se tratara de una punta de flecha y empuje hacia delante, las lágrimas cayeron por mis mejillas, no quiero olvidar esa imagen, y por eso la escribo.

Sabía exactamente desde dónde se me estaba jalando a mí y a todos los que estábamos viajando.

Y así pase la frontera (como si existiese) de la provincia de CATAMARCA… estábamos en casa!!!!

Llegada

Llegada a la Plaza

Muchas horas después, muchas horas de risas, sueños, circo para niños, acrobacias de pasillo, mates, muuuuchas masitas, música, lectura… paisajes, frustración, temores, impotencias, broncas, lástimas, penas, realidad de la irrealidad.

Despedimos a los choferes sin quienes no hubiésemos llegado, bajamos los bártulos… música, en la plaza hay música!

Caras de infinita alegría, algarabía y cerveza Negra!

Amigos, que hace un año que no vemíamos, más alegría, más música.

Rosita, nuestra querida Rosita, aparece bajando de un ciclomotor. Frío, sí, hace frío pero el calor de los corazones equilibra la escena.

Abrazos, lágrimas, el secretario de cultura aparece y con él la combi que nos lleva hasta nuestro querido SHINKAL!.

Noche estrellada

a punto de salir

Ahhhhhhhh!!! Ohhhhhhhh!!!! ya estamos instalados, parece increíble, estamos en el SHINKAL mismo, nos cedieron el centro de interpretación del centro arqueológico y ceremonial, habíamos pedido una cabaña que nos fue denegada, y nos regalaron un palacio.

Allí se arma la BATICUEVA!

Baños cocina, mesas, sillas, sillones, ventanas enormes, piedra y madera, luces…

Ya estamos instalados, ya saludamos a nuestra familia , Manuel, Hernán , Víctor y nuestra princesa DALIA, José Ignacio, Caricia, Azul, … Choca!

La noche esta estrellada, sabemos con claridad que es lo que debemos hacer, no hay tiempo para peros.

Caminamos en la noche, como tantas otras noches, nos adentramos al SHINKAL en silencio, como a nuestra llegada hace ya años, 5 sombras en las sombras.

Silencio.

Los pasos se pierden entre los ecos de los muros ancestrales, las estrellas fugaces iluminan nuestros ojos cansados reconfortándonos.

Sabemos con claridad hacia donde vamos.

Es el LUGAR,… el centro desde donde esta vez fuimos jalados, traccionados, traídos.

La cima de la plataforma ceremonial oriental… la pirámide.

Subimos.

“Por eso avanzamos… con buen ánimo avanzamos… con paciencia avanzamos… pero -sobre todo- porque sabemos sin lugar a dudas cómo esta todo: con Alegría avanzamos!”

Escalón, tras escalón, a oscuras.

“… Una fuerza… un sentimiento que nos excede, es lanzado por delante de nosotros mismos, con el aliento, con las manos juntas, va abriendo el camino, en silencio la imagen toma forma en la mente, como un algo que hay que recoger, que hay que buscar, que recuperar, porque va a regresar a nosotros o nosotros a ello.” Extracto de “El camino de las mamaicunas”

Es algo enclavado allí, precisamente en ese lugar, en mi caso, mi centro, el centro presente de mi vida.

La cima, las estrellas, nosotros, una ronda, una ronda de puro poder-sentimiento, Yuyanas… voces, gritos, destellos de un pasado reciente.

Silencio.

El pasado, el presente, el futuro y nosotros.

Llegamos a casa y somos recibidos, recojo lo que me pertenece, mi aliento… voy a necesitarlo los próximos días.

“Cerré los ojos y soñé

con los ahijados de mis ahijados

esparcidos por el mundo

descansé en el lecho de un río dormido,

como yo… soñé con cada una de sus caras

me arrullaron los Wayras de la noche

y las raíces profundas se tejieron en mi alma

cansado el hombre de tanto andar

necesita querencia

un par de brazos invisibles y unos ojos

perdidos en las nieblas del tiempo… “

aún sigo en ese lugar durmiendo…

Desmonte

Ya no sé que día, si uno o dos, después de nuestra llegada, combinamos con Manuel, el desmonte era inminente. Manuel ya había empezado sin nosotros.

Monte de Shinkis

Qué cosa tan increíble el monte… el Shinki, el Chañar, los Molles… un universo mágico y gris, profundamente gris y opresivo, como si algo estuviera constantemente observándote, motivo por lo cual pido, pedimos, permiso constantemente.

Salimos de la awkaypata con rumbo Norte – este.

Allí adelante en algún lugar esta el cerrito de la Intiwatana.

4 o 400 años tarde en llegar?

Llegamos luego de varias vueltas a un corral, desde allí se alcanza a vislumbrar nuestro objetivo aunque el mismo está en el medio de nuestros corazones.

Arrancamos para atrás primero, abrir una senda hasta el camino, allí donde no hay camino.

Vamos en busca de las raíces, ningún árbol aguanta la menor brisa sin sus raíces.

Ocho manos, cuatro machetes, un remolino, dos cortan, dos sacan y acomodan, y así se van turnando.

Manuel nos dice que sigamos “derechito”, a mi me parece imposible, por momentos no puedo ni siquiera moverme, es completamente cerrado.

Estoy atrapado por miles de finos brazos… por encima, por debajo, en mis piernas… no puedo avanzar.

Manuel corta un joven chañar, y nos muestra en medio de lamentos, él siente el monte desde su ser, nosotros nos ponemos atentos.

Avanzamos…

Brazada tras brazada, metro a metro, hay algo mágico en todo esto, aunque no sé qué es…

“El monte me mira, me observa, miles de caras, pequeñas, grandes, ojos, narices, me tocan, me lastiman, gotas de sangre caen como ofrenda a la Pacha, así debe ser… me cazo a mi mismo, no hay tiempo para boludeces… “

Una hora, tres, diez… no lo se, llegamos al camino.

Me doy vuelta y no puedo creer lo que veo…

Ahora hay una senda de casí un metro de ancho, donde antes solo había un monte cerrado.

El cuerpo esta raro, no cansado, ni eufórico, esta atento…

Volvemos a continuar hasta el cerrito, Manuel continua diciendo “derechito”, Marcelo regresa por agua y víveres, no nos dimos cuenta pero nuestra boca esta repleta de tierra y polvo y otras cosas… mucha, mucha sed.

Seguimos, ahora hacia la Intiwatana, golpe a golpe, permiso a permiso…

Avanzamos, con buen ánimo avanzamos… con paciencia avanzamos… pero sobre todo porque sabemos sin lugar a dudas como esta todo… con Alegría avanzamos!”

en el cerrito de la Intihuatana

Ya no sé cuánto tiempo pasó, sé que empezamos de mañana temprano y ya es la tarde, la sed es casí inaguantable…

Voy por delante, por fin la veo, por fin la toco, lloro, después de cuanto???

Estoy regresando??? o estoy yendo???

Ya no damos más, es el último esfuerzo y la última parte se empeña en ser la más difícil, subimos, golpe a golpe…

Nos sentamos, nos miramos, nos reímos, nos abrazamos, lo hicimos… todavía falta pero la peor parte esta realizada, que hora será?, a quién le importa!!!!

José Ignacio me mira, yo lo miro y le cuento, los dos posamos para la foto…

Manuel todavía tiene energía de sobra, nos muestra lo que hay por debajo, dos niveles más cubiertos por la vegetación, en el último un alero, una cavidad, en su momento debe haber sido bastante honda, entran varias personas, le decimos la cuevita, las piedras evidencian que todo el lugar fue trabajado, parecen seguir hasta el río seco, escalones, piedras trabajadas.

Manuel nos invita a subir  y a ver un perfil de costado, el perfil de alguien en la roca.

Ya no podemos más y Marcelo que no llega, se perdió, sé que se perdió, que el monte le está dando una de sus lecciones preferidas.

vértigo
sin palabras

Vértigo.

Subo igual, cuando si no?, lo sigo a Omar que va por delante, Manuel nos espera arriba.

Sin palabras…

Sin palabras…

José Ignacio, Manuel y Omar, allí estamos los cuatro, allí arriba, FELICIDAD!!!

En la pirámide esta la Dalia, nos separan un buen par de kilómetros, pero Manuel y su hija se comunican como si estuvieran a dos metros de distancia.

Dalia nos dice que El Tío Marcelo esta viniendo.

SED.

llegó Mili
comiendo y BEBIENDO

Descenso, caída, que importa, por fin llega Marcelo con bebida y comida y con el nuestra MILLI!!! De lentes oscuros!!! Increíble.

Marce sacá fotos del otro lado al cual no llegamos, allí hay una sorpresa, para todos…

“Corpachada, lagrimas de corpachada, ofrenda de corazones, ancestros dando vueltas en nuestras cabezas, todos emocionados, cuanto hace? Pero acá estamos de regreso… por eso avanzamos”

Dejo todo… todo allí en ese hueco en esa ofrenda, doy GRACIAS, como es posible que alguien como yo este haciendo esto?

SIMPLEMENTE LO ES. HAY LO QUE HAY.

En el trayecto Manuel y Omar encuentran un hacha de piedra.

cientos de metros de picada

Cientos de metros de picada

Regresamos. No lo puedo creer. Cientos de metros. Como es posible?.

Los sinchis… mis queridos Sinchis se pusieron a prueba y aprobaron.

Mi cuerpo sigue extraño.

Camino de regreso, atardecer, llegamos en fila, casí en silencio.

Un baño… una merienda… las chicas… la noche.

Me siento un rato afuera, en el frío, miro ese cielo donde las estrellas parecen querer entrar en mi alma, me acuerdo de mucha gente, los traigo conmigo, a algunos más que a otros, algunos están ahicito, en el corazón, siento que me dan fuerza, aún a la distancia, pienso en los últimos meses… no es fácil, nada fácil… mi padre me mira y sonríe… este donde este, me toma la mano y me mira con ojos brillantes…

la noche...

La noche…

es el lugar… el es el lugar también… acá pasan estas cosas me dice… quiero llorar, pero me rio,… me dejo abrazar por el frío y por las estrellas, un zorro suena cerca… en el camino están todos mis ahijaditos, y el viejo Baba mirándome, sonriendo y la innombrable mirando con esos ojos, que bueno tenerlos cerca… un viento pasa y los borra de a poquito solo quedan los ojos como tizones, parecen dos tucus que remontan vuelo hasta el cielo… y se confunden con las estrellas.

Un desayuno

Levantarse y ver el sol, las montañas, el cielo por las ventanas, un lujo.

Me doy cuenta de muchas cosas, creo que de eso se trata, de secretos muy bien guardados…

Las cosas no son como parecen allá lejos.

Es una mentira compartida entre muchos, tantos, que casí parece una verdad, pero casi…

Me levanto vestido, de mi colchón en el piso, me lavo la cara, voy al baño, veo a mis compañeros, mis amigos, mis hermanos, con ellos compartimos este sentimiento, estos secretos…

Quizá me dedique a compartirlos algún día.

Sé que de una u otra forma lo hago, pero hace falta más…

El desayuno está listo.

Las mesas al sol, entre las piedras, con un cerrito a mis espaldas.

La cara de Rosa y de dalia, sonriendo, compartiendo el pan recién sacádo del horno de barro.

Mates, te, cositas para comer, pero en realidad se desayuna otra cosa, todos nos damos cuenta, desayunamos alegría de compartir y estar vivos sabiendo como están las cosas… “pero sobre todo porque sabemos sin lugar a dudas como esta todo… con Alegría avanzamos!”.

Solo se escuchan onomatopeyas: mmmmm!, uuuhhh!, aaahhh!

solo un desayuno...

Solo un desayuno…

Es el síntoma de ver verdades, o casi verdades, diferentes, es darse cuenta.

Y solo es un desayuno… los jotes revolotean con los primeros aires calientes de la mañana…

Los kentis revolotean por aquí y por allá, se posan en las flores de Liga, una flor mágica, de donde el Kenti solo extrae lo mejor, como el lugar sacá de nosotros lo mejor que tenemos.

Nos pone a trabajar.

Pero a la mañana, solo desayunamos, es una comunión, una experiencia mística de incalculable valor.

Mariana relajada sobre mi, posa para la foto que Omar prepara, menos mal que se encargo de tomar todas las fotos posibles, así no perdimos casí ni un momento para atestiguarlo.

Me alimento de la brisa de la mañana…

Me alimento de la energía de saberme y sabernos…

No estoy ni aquí ni allí, solo estoy…

El tata Inty se mete bien adentro con su calor, me hace sonreír…

Es uno de esos momentos que uno se lleva… para siempre.

Por los que valen la PENA tantas cosas…

Igual es casí una verdad…

Un permitido, un descanso… la batalla continua en otras partes…

Y los Sinchis están para eso, para seguir batallando.

Las armaduras descansan un instante, por el momento estamos seguros…

Es solo un desayuno…

No…

Es todo… y nada

Por eso vivimos… por eso morimos.

La noche del 20

Esa tarde me preguntaba que pasaría a la noche?

algunas personas antes del comienzo

Algunas personas antes del comienzo

Sentía un peso muy grande en mis espaldas, no sabía que hacer, sentía que flaqueaba… camine por el lugar, me quede mirando como Peto y Marcos cortaban la leña para la noche… y deje que el viento de la tarde jugara con mis ojos.

Le deje al lugar que me enseñara, que me dijera cómo…

Miré piedra sobre piedra, sombra sobre sombra, me quedé acurrucado entre paredes de hace cientos de años, escuchando…

Finalmente me descompuse, el frío y las emociones, mis bronquios, mis pulmones, y un terrible dolor de cabeza.

Me acosté un rato, sin darme cuenta que se acercaba la hora.

Mariana me despertó, el dolor ya no estaba.

Salí a la sala, donde Marcelo iba a pasar un documental hermoso, hermoso, en el cual puso todo su amor, su respeto.

La sala estaba LLENA DE GENTE, algunos conocidos, las piernas me temblaban.

Volví a llorar con las imágenes.

Estaban casí todos.

Saliendo para el lugar de la ceremonia, llegó el Testigo, nuestro querido Pablito! Que emoción, era lo que me faltaba, llego justo a tiempo!.

Me había olvidado de los asientos… lo solucionaron en un instante.

Ya estaba allí… y la noche, nublada, se manifestó con llovizna, era un augurio, un augurio de buenas lluvias, la gente estaba contenta!

El día anterior preguntamos a la gente por la radio si desde que se realizaba el Inty Raimy habían mejorado las cosechas, el ganado y las lluvias… llamaron diciendo que sí!

Un buen augurio… me calcé mi ruana… miré a los cerros oscuros, a la Pacha, al cielo… y las palabras escaparon de mi boca.

150 o más personas! Tres veces más que otros años.

Justito allí me llego mi Perriii, nuestra Marieta desde Mendoza, con su Otorongo en la espalda, oportuna como ninguna, con PACHA SARA!

Lágrimas.

Las palabras para las cuatro direcciones, los cuatro vientos, la corpachada para despedir al TATA INTY, y agradecer a la Pacha, un círculo enorme, todo ordenadito, de a parejas hicieron todos sus ofrendas, y soplar Agua Florida a cada una de las personas… un record, debo haber usado una botella… mi boca… no me quedó boca… pero era el sabor de la alegría!

dos de los ahijados...

Dos de los ahijados…

Los ahijados se encargaron de prender el fuego ceremonial, Peto y Marcos, estaban agradecidos y yo y todos a ellos que se encargaron de la leña, trabajaron duro y parejo, como debe ser, Marcelo este año pudo descansar!

Que hermoso fuego, alto y brillante, para acompañarnos toda la noche.

Quemamos las cosas malas del año, y de nuestras vidas, algunos se animaron a hablar, yo queme un tronco para mis relaciones, sin olvidarme de ningunita de ellas, junto con los ahijaditos.

Sin darme cuenta empezó la música!

Los tambores tomaron la delantera y… todo el mundo se sumo a la ronda alrededor del fuego!

La noche anterior habíamos hecho un ensayo de lujo, cómo cantamos y bailaron, meta chacarera y gato! Tanto que gastamos a los cantores para el otro día!!!

Cerca de la medianoche, varones y mujeres se tomaron su tiempo, nosotros nos adentramos a la noche como una serpiente…

Qué hermoso fuego, alto y brillante...

Qué hermoso fuego, alto y brillante…

Amaru… serpiente de sangre

Que late en nuestros corazones… marchamos

Como uno, como todos.

Sigzaguenates, seguros, Kallanka…

Portal entre un tiempo y otro…

Pasados… presentes… futuros

Como uno, como todos…

Noche amada sin estrellas

Cubre nuestros pasos sin tiempo

Retumbar de almas!

Sinchiwasi…

Mágico albergue de espaldas cansadas

Alquimia de voces en primera persona

Solo quiero saber… si si o si no…

De la sombra se levantan los guerreros!

Uniéndose a la fiesta por una noche

Fuimos cincuenta… volvimos cientos… miles!

Marichiwew!!!

En silencio regresamos a nuestras mujeres, como pueblo, tribu de sangre Amerikana, ellas nos miraron y aplaudieron, nosotros las rodeamos… y festejamos el encuentro!!!!

Más tambores!!!!

Más voces… y así.

primer corpachada, noche. quemando lo malo del año que se va... zambas, chacareras y malambos...

Ya llegaron los bailarines levantando polvareda con el malambo, ya se armó otra fogata y Marcelito relato su cuento… BLASFEMOS!!! gritaba a garganta abierta, los demás miraban con ojos abiertos!

Era la historia de la caída y del renacimiento de la luz!

Yo me senté bajo un arbolito, retirado… a mirar, a descansar, a disfrutar.

María Eugenia con una sonrisa de más de una cara vino corriendo, me abrazó y me dijo… “Mirá todo lo que generás!”.

“No soy yo mi hermosa guerrera, mi sinchiwarmi compañera y hermana, no… es el tiempo, es la tierra que nos brota por los poros, solo somos EPÍGONOS, como dijo Marcelo la primera vez!

Yo solo soy lo que soy … una nada mirando el horizonte con esperanza!

Pero el Inty Raimy… aaaahhhhh! Eso es otra cosa… mi señorita, eso PERDURA, más allá de nosotros, antes que nosotros.”

dos fogones

Y el Shinkalito floreció, como brasita prendida.

Vino, licores y mates, iban y venían…

Llego Arielito, su quena lo antecede, su melodía lo delata…

El cielo se despejó, con su canto, la Mama Quilla se hizo presente, qué Magia, qué regocijo.

Mañana del 21

Y así clareó. Frío, mucho frío.

Ya no éramos tantos, y sin embargo éramos muchos.

Nueva Korpachada y los Sikuris no dejaron de sonar.

Subimos.

Cuántos antes que nosotros lo hicieron?

El lugar brilla de presencias, están junto a nosotros.

No fue en vano, ni una sola gota de su sangre.

Y los Sikuris no pararon, pensé que se quedarían sin pulmones!

Qué lujo!

A las 10 de la mañana dimos por salido al TATA INTY, aunque las nubes no nos dejaron verlo, pero justo, justo en medio de los abrazos de regocijo y alegría nos mostró su cara brillante.

Lágrimas.

y sin embargo éramos muchos nueva corpachada sahumada
subimos cinchando Tata Inty asomó

Intywatana

cerrito de la Intihuatana

Cerrito de la Intihuatana

En fila, con algarabía y cansancio, la noche fue larga, la más larga del año, caminamos hacia la Intywatana.

Cuantos siglos hacía desde la última vez? Un misterio.

Pero allí estábamos, nuevamente, finalizando la ceremonia, atando al TATA para que no se vaya.

Qué decir, llegamos, silencio, regocijo y recogimiento, pocas palabras, agradecimientos.

Más ofrendas, respeto.

Una ronda, mano con mano, alma con alma, CUSIYA; CUSIYA;CUSIYA!!! Cuatro veces retumbando entre los Apus, retumbando en mi cuerpo, en mi ser, como una onda expansiva de recuerdos viajando, todavía viajando.

Por eso avanzamos… por ésto.

Final

más trabajo...

Más trabajo…

Casí sin dormir quedaba solo una tarea más, una que duraría hasta la nueva madrugada, para los que participaron, saben de la magia de la noche, de lo magnífico del frío.

Yo disfruté cada paso, y fueron muchos…

Nuestro trabajito cumplido, medicina milenaria.

Los ahijados y los amigos subimos a cumplir.

Cenizas, presencia, más vivo que nunca, le damos la bienvenida a nuestro viejo sabio, al mentor de los ahijados, al que nos permitió vivir la magia desde dentro como niños, sus risas, sus manos amorosas, su panza gordotaaa, sus abrazos, su mirada, sus palabras… su confianza… lágrimas… GRACIAS BABA! Por quedarte junto a nosotros para siempre, allí en la cima, revolotenado adentro nuestro, “onda papito”!!! Mirá que bien la hiciste!

Ahijados

5000 kilómetros en bicicleta para asistir a la cita, musiqueros endiablados de corazones transparentes, jabalí de ojos claros y sombrero aplastado, guitarrero, flautista Dionisíaco empedernido, Umuy, quenista enarbolado, bombisto barbudo como monte, rodilla que baila junto al fuego, Telesita bailarina, si hasta el vuelo de las alas del colibrí te hace mover las patas, CARAJO, espiral en medio de la noche, al rojo vivo marcados, somos uno, más padrinos, retadores de intrusos y alabador de hazañas, lagrimeando de esperanza mirando pa´ delante, hermanito tecladista, querendón aventurero, bailarín cantor con mi propia voz, y un invitado no invitado, el que sabe sabe, el que llega sin que lo esperen se hace presente.

Por y para ustedes, para los que llegaron y para los que se quedaron sosteniendo y trabajando, para el único haz en la manga más presente que nunca, somos uno, por eso vivimos… por eso morimos.

Miremos más allá de nosotros, ustedes son nuestro sueño a futuro.

Familia

sin palabras

Hogar, siempre regresamos al hogar, Manuel… qué decirte, por trabajar hombro con hombro y disfrutar sonrisa con sonrisa, Rosita, Guía… sí, de la vida, las humitas… ancha sumaj!!! Todavía se me salen, Madre, amiga, nadie llora por mí cuando me voy ni cuando llego, vos siempre…

Hernán, como explicarte la emoción de verte bailar, Víctor, perdón por las vergüenzas! Qué lindo compartir la charla junto al fogón, lluvia de panes caseros, pizza, mates y Jacárandá!!!!

Dalia, nuestra Princesa Morena, nuestra sobrina adoptiva, en tus ojos está toda mi esperanza, en tus abrazos y tus besos, me derrito y me deshago, a tus pies rendido duermo con tu leoncito, como cada noche, besos a los ositos, no sabés cuanta falta me hace acá, cuanto lo necesito para dormir abrazado a mis recuerdos.

Pienso en tu barrilete, el que te hizo el tío Peto, con el que saliste primera en la competencia, ahí desde el cielo, nos ata a todos ustedes con el hilo del sincero AMOR.

GRACIAS

PD: La fiesta del Pueblo

San Juan, nunca me saludaron tanto!

Desfile, comida, más comida, delegación oficial sentada a la mesa, chúcara como yegua de monte, comiendo, corrida sin postre, a por mote me llamaron, y se me pegó un pedazo de asado con gaseosa gratis, para todo el pueblo, más desfile, cubanito de dulce de leche, sonrisas, frío, taller de sikus en la calle, los Manseros santiagueños y una aro, aro: “la mujer en el pecho tiene medio kilo de miel, más abajo esta el diablo, dejame pelearme con él“, TRULALA, mi corazón es trulalero, vodka con sprite, coca con fernét, torta gratis para todo el pueblo, Salamanca me han pedido que me ponga a tocar, quenas y bombos, horas, machado el hombre se encuentra recostado en la pared, buscando un baño perdido regresa a la querencia, machaditos, machaditos…

Otorongo Wasí agradece a:

La Pacha, el TATA INTY, la MAMA QUILLA, los Apus, el Tata Nina, los Wayras, las Mamaicunas, las lluvias, las piedras…

Manuel Morales, Rosita Morales, Dalia Morales, Víctor Morales, Hernán Morales, a Mina Morales, a Celia, a la Mamá de Rosa y a su hermana, a Walter Moreno director de turismo y cultura, a Fernando, a la municipalidad de Londres por permitirnos estar en el centro de Interpretación y por toda la ayuda prestada y las atenciones recibidas, a la gente de la Radio FM Quimivil, a los ahijados, Peto, David, Marcos y Maruja por estar, por darme una nueva razón de donde encaminar mis pasos, a BABA, por dejarme semejante empomación de ahijados, por seguir adentro de cada uno de nosotros, a Mariano, Jazmín y los demás artesanos, hermanos de la vida, a cada uno de los que nos despidió de la plaza con aplausos sonrisas y lágrimas, a las cocineras de Mote, Asado y Torta en la fiesta del pueblo, a Damián y Laura, a UMA por estar y acompañarnos en los momentos más SAGRADOS para nosotros, por estar en tus libros!, a Pablo y Señora e hijas, que soles!  Y por las docenas de empanadas!!!, A Marieta y pacha Sara y al compañero de la Perri, a Sonia Acevedo por confiar y acompañarnos, al Testigo GRACIAS POR ESTAR SIEMPRE, a cada uno de los que participó de la ceremonia, a la gente de la escuela de danzas Juan Chelimín, Gracias Ángel Díaz por cumplir tu promesa de acompañarnos, a  Virginia por estar siempre junto a nosotros, porque nuestras pérdidas de este ciclo nos marcan para siempre, a Nevenka, por acompañarnos a la distancia, a los WAWAS, a los vecinos del Shinkal, Londres y Belén, por hacernos el aguante, al Shinkal por guardar nuestros corazones, ¡mierda que te llevamos dentro!…

A mi viejo Don Juan Acevedo, por todo Papá, por todo, por ponerme en el camino, por enseñarme, por dejarme todo esto, porque estás en mi a cada momento como nunca me imaginé, como nunca, mi viejito… hay carajo como te extraño!

A mi compañera, Mariana, mi AMOR, por cuidarme y ayudarme a seguir adelante, por estar aprendiendo, por SER EL LUGAR, a mi hermano Omarcete, porque estas ahí, siempre, día a día, por ser uno de mis sostenes, por cuidarme sin que yo me entere, sin vos nada sería igual, a Monona, porque siempre vas a ser una de nosotros, porque creciste, por acompañarnos en esta nueva etapa, por ayudarme y cuidarme, por ser mi mano derechita en cada una de mis huevaditas, a mi WAWQUE Marcelo, porque siempre estuviste y vas a estar, porque solo con vos podemos entender algunas cosas, por tu corazón y tus lágrimas, por estar siempre al ladito de nosotros, a la Neni, por enfrentarte, por que ahora puedo escucharte y sé que tarde o temprano voy a apoyarme en vos también, por potenciar a Mariana, sin ustedes que cosas tendrían sentido?

Por la cerveza Salta Negra !!!

Y a todos las personas que trabajan junto a mi en la ciudad y que me permiten hacer estas cosas, a mis padecientes y a todos los que pasaron durante este ciclo en las diferentes ceremonias y actividades de Otorongo!

“A las cuidadoras naturales que sostienen nuestras espaldas y nuestros cuerpos, por estar y no estar, por sus lágrimas y energía, por enseñarnos, por asistirnos en estos caminos, son las representantes de cada una de esas mujeres sin nombre que acompañaron a cada hombre en su lucha a lo largo de los siglos, en silencio… los lugares y las personas nos transforman, por estar cargados de magia, aunque ésta a veces se manifieste de formas impensadas… asistir a estas cosas, ser parte de ellas desde el corazón es lo que  recibe el nombre de conocimiento”